Si en 1991 fue Jonathan Demme el que reformuló con El Silencio de los Corderos las pautas de lo que debía de ser el thriller contemporáneo de la última década del s. XX, en 1995 el género (si es que puede llamarse así) sufrió un brusco vuelco gracias a una película y a un cineasta, que hasta entonces era poco conocido (solo había dirigido un único film hasta la fecha), pero que marcaron los cánones que se seguirán prácticamente hasta nuestros días (aunque con peores resultados). Nos referimos, como no, a Seven y a David Fincher que estos días están de aniversario ya que el estreno del film cumple (nada más y nada menos) que 2 décadas. Es por ello que desde Redrum celebramos tremenda efeméride ofreciéndoos 7 (+2) razones para contemplar por primera vez, o volver a ella las veces que haga falta, una película fundamental en el panorama cinematográfico norteamericano de los 90.

DAVID FINCHER

Curtido en el mundo del videoclip, no parecía una apuesta segura la elección del director de Colorado para este proyecto. Los tímidos resultados críticos y de taquilla de Alien 3, no auguraban muchas más oportunidades para Fincher en terreno hollywoodiense, todo y que en dicho film demostraba, alejándose de esa tendencia hiperbólica de tantos cineastas surgidos del vídeo musical, que tenía una formación técnica más que sólida. Y bien que aquí lo demuestra, con una construcción escénica obsesivamente centralizada, además de un sentido de la estética significante muy por encima de la media. El resto, es historia: Seven arrasó (a todo nivel) y Fincher se acabó convirtiendo en el cineasta norteamericano más brillante y respetado de su generación.

David Fincher

David Fincher

LA FOTOGRAFÍA

Al contrario de lo que se suele creer, la fotografía en un film no es buena o mala por ser estéticamente bella o no, debido a que debe aportar valores al film, y en Seven a buena fe que Darius Khondji lo consigue. La oscuridad imperante (negros intensos enormemente contrastados) en prácticamente todo el film (contrariamente a la claridad en su desenlace) describe muy bien el estado anímico de los personajes y el ambiente sórdido de una ciudad podrida, plagada de tonos fríos describiendo lo inhumano del entorno (de nuevo contraste con los tonos cálidos de la biblioteca o la casa de Pitt, remarcando la “normalidad” de estos entornos), dónde sus habitantes viven permanentemente en la línea divisoria del crimen (marcados claroscuros de rostros y siluetas), del cual parecen no poder escapar.

© New Line Cinema

© New Line Cinema

EL ESPACIO

En Seven la forma en que se filman los lugares en los cuáles suceden las situaciones son realmente expresivos dentro del desarrollo del film. Prácticamente no existen planos generales de situación o de engarce que nos describan los exteriores de la ciudad (la mayoría son cerrados y sin mostrar más que algún rincón aislado y decadente, a excepción de su desenlace), consiguiendo así cierta sensación de descontextualización para el espectador respecto a dónde transcurren los hechos (y acercándoselos irremediablemente). Contrariamente, en los interiores, sobre todo en las escenas de los crímenes, el entorno gana protagonismo gracias a los planos y encuadres por dónde vemos moverse a los protagonistas, relacionándolos visualmente con tan macabros escenarios y revelaciones, pero curiosamente, con escasa profundidad de campo (diafragma muy abierto) que parece aplanar los escenarios echándoselos encima.

© New Line Cinema

© New Line Cinema

EL SONIDO

Si antes hablábamos de la importancia de fotografía y espacio como elementos expresivos, el uso del sonido no se queda atrás en esta parcela. Durante todo el film (e incluso en los interiores, con el uso del fuera de campo) el perturbador sonido de la ciudad es constante: sirenas, tráfico, claxons, golpes, gritos y el continuo repicar de la eterna lluvia (¿recordáis Blade Runner?), refuerzan la idea de una megalópoli enferma y hostil saturada por multitud de ruidos de origen heterogéneo, creando un entorno sonoro opresivo/invasivo que simboliza la conexión entre el pecado y el mal con el sonido de la urbe.

EL MONTAJE

Tremendamente conciso gracias al uso del corte seco y directo entre los planos que separan las escenas, eliminando las escenas de transición tan habituales (e innecesarias). También se utiliza el contraste entre las imágenes mostradas como principal elemento de relación significante (la aparición repentina de Pitt bajo la lluvia sosteniendo dos cafés en contraposición a la anterior de Freeman). Pese a lo que parecía indicar el pasado videoclipero de Fincher, este no abusa del montaje relacionado con esta disciplina visual, dejando respirar cada plano el tiempo suficiente para transmitir toda la información que contiene, sin abrumar al espectador con la incesante sucesión de los mismos. En ocasiones se puede considerar terriblemente frío, como prácticamente toda la construcción de la película.

LA DIVINA COMEDIA

La obra maestra del poeta italiano Dante Alighieri, considerada fundamental en la Historia de la Literatura y en la evolución del pensamiento medieval hacia el renacentista, es el eje narrativo en el cuál se sustentan los crímenes cometidos por el psicópata perseguido. En el tercer canto de dicha obra, el que describe la entrada de Virgilio y Dante al Purgatorio, se enumeran los 7 pecados capitales (en el film, el orden es modificado): Soberbia, Envidia, Ira, Pereza, Avaricia, Gula y Lujuria y que servirán al asesino para sermonear de una forma muy crítica, la decadencia de la actual sociedad actual en que vivimos, y para que los defensores de la ley descubran sus propias y oscuras debilidades.

Blasfemos, sodomitas y usureros en el séptimo círculo. Gustave Doré, 1890

Blasfemos, sodomitas y usureros en el séptimo círculo. Gustave Doré, 1890

SU PAREJA PROTAGONISTA

La creación de los personajes principales resulta muy interesante, partiendo del típico antagonismo de caracteres, métodos y motivaciones (propio de las buddy-movies ochenteras), incluso de interpretaciones (Pitt rozando la sobreactuación, Freeman enormemente contenido), expuesto brillantemente en las escenas de presentación de los mismos (ojo a la primera vez que caminan juntos por la calle, Freeman recto y sin problemas, Pitt chocándose con los transeúntes), demostrando lo experimentado de uno en dicho ambiente y lo poco aclimatado del otro (¿paralelismo de Virgilio y Dante?). Carismáticos y sólidos como compañeros de descenso infernal para el espectador y que, pese a no ser su primer film de éxito, supuso la consagración popular para ambos intérpretes.

© New Line Cinema

© New Line Cinema

INNOVACIONES

Las mayores innovaciones introducidas por Seven son referentes al terreno de la postproducción. Pese a no ser la primera película que utilizaba herramientas de modificación/digitalización de las imágenes, sí que fue una de las que llevó más lejos en la época la reinterpretación de la imagen una vez captada, ya sea re-encuadrando o modificando tonos y colores (el final se rodó en un entorno natural VERDE y mediante dichos tratamientos adquiere el aspecto que podemos apreciar en el film), gracias al uso del Super35mm y la impresión en Technicolor, que permitía más posibilidades a la hora de modificar los fotogramas y que comenzó a ser un estándar en muchas producciones posteriores a la de Fincher.

Ejemplo y comparativa del Super 35 mm de Sony

Ejemplo y comparativa del Super 35 mm de Sony

SU DESENLACE

El momento cumbre y más recordado de todo el film y que más polémica supuso antes y después de su estreno, cambiando además todo el concepto estético de la película. Durante el mismo (y en su escena precedente, dentro del coche patrulla), el espectador descubrirá junto a sus protagonistas, la auténtica dimensión del reguero de crímenes aparecidos, y en el cual se revelará la condición de meras marionetas de la pareja detectivesca dentro del moralizante plan del delincuente (más cercano al de un ángel exterminador siguiendo órdenes divinas, como parece indicar el contrapicado de Spacey eclipsando al sol), obligando al espectador a que se replantee todo lo visto hasta ese preciso instante, y dándole un aura de oscurísima fábula moral a todo el metraje. Sencillamente brillante.

!CUIDADO: VÍDEO SPOILER¡

Por Jose Antonio Bracero