Bajo estas líneas podréis comprobar cuál es el TOP 5 de cada uno de los redactores de REDRUM en lo que respecta a las películas estrenadas en nuestro país a lo largo del año . Hay para todos los gustos, así que no perdáis detalle. Ahí van, del quinto puesto al primero. Si pensáis que hay alguna ausencia que destacar, o por el contrario, creéis que sobra alguna de nuestras elecciones, no dudéis en hacer vuestros comentarios, siempre son importantes.  Con sus pros y con sus contras… ¡TODAS SON FASCINANTES!

javi

5. EL LOBO DE WALL STREET (The Wolf of Wall Street, Martin Scorsese)
La última película de Scorsese fue un gran acontecimiento a principios de año. Volvíamos a disfrutar de las virtudes del maestro y El Lobo… nos recordaba a lo mejor de su filmografía: corrupción, excesos y el ascenso y caída de un personaje apasionante. Leo DiCaprio interpretaba a Jordan Belfort como solo uno de los mejores actores del mundo podía hacer. Divertidísima y llena de genialidad.

4. MOMMY (Mommy, Xavier Dolan) / 10.000 KM (Carlos Marqués-Marcet)
Vale, soy un tramposo, pero no podía decidirme por ninguna de las dos, tampoco excluirlas. Mommy es la consagración de un niño prodigio del cine de nuestro tiempo, Xavier Dolan. Un tour de force de sus protagonistas que convierte el filme en La Vida de Adele del 2014. Por otro lado, la que, para mi, es la película española del año. 10.000 Km es un fantástico drama apoyado en un guión tan sencillo como brillante en muchos momentos, además, los dos actores protagonistas lo bordan. Te gusta lo que ves y, lo más importante, te lo crees de principio a fin.

3. EL AMANECER DEL PLANETA DE LOS SIMIOS (Dawn of the Planet of the Apes, Matt Reeves)
Una de las mejores secuelas de los últimos años. Un acierto desde su primerísimo primer plano. Acción, aventura y drama mezclado con la fuerza de un personaje central que lo abarca todo. Un simio creado por ordenador e interpretado por el todoterreno Andy Serkis que deja boquiabierto con cada una de sus apariciones. Una película fascinante.

giphy

2. BOYHOOD (Boyhood, Richard Linklater)
El experimiento del genial Richard Linklater roza la perfección. Es ese ejercicio de gimnasia por el cuál casi todos los jueces votarían con un diez. Una maravilla del séptimo arte sin precedentes. La vida pasa y de ello somos testigos inagotables. Es larga pero en ningún momento queremos que se acabe. Maravillosa.

1. INTERSTELLAR (Interstellar, Christopher Nolan)
Pese a quién le pese, Interstellar es ya una de las películas de ciencia ficción más arriesgadas que se han hecho. Su metraje es, por momentos, una verdadera poesía espacial. Lo que nos plantea Nolan es una propuesta valiente que le consagra como uno de los grandes de su generación. La interpretación de Matthew McConaughey, algunas secuencias monumentales y la música de un inspiradísimo Hans Zimmer son algunas de las virtudes de, la que para un servidor, es la mejor película del 2014.

maría5. PERDIDA (Gone Girl, David Fincher)
Kevin Smith puso a Ben Affleck a perseguir a Amy hace diecisiete años; pero David Fincher le ha casado con ella en su última película. Con un pulso envidiable, el director de Seven ofrece suspense y entretenimiento durante sus más de dos horas.

4. MAGICAL GIRL (Magical Girl, Carlos Vermut)
La cinta patria que se cuela en el top five ya tiene una Concha de Oro. Carlos Vermut consiguió la ovación en el Kursaal. El argumento juega con la incertidumbre magistralmente y sus personajes esconden más significados de lo que parece.

3. MOMMY (Mommy, Xavier Dolan)
Dolan madura. Sus cinco películas y sus paseos por Cannes le han servido para forjar su estética y contar un relato hipnótico que abre heridas en una estética luminosa y enérgica.

2. HER (Her, Spike Jonze)
La belleza de lo inservible, la mecanización de los sentimientos, la ilusión de los amoríos… en el futuro no muy lejano no hay sitio para lo romántico… Mientras llega ese vacuo porvenir, disfruten de Phoenix y la voz de Johansson en Her.

giphy (2)

1. BOYHOOD (Boyhood, Richard Linklater)
Linklater ha renovado el séptimo arte gracias a este –como él mismo denominó- acto de fe. Emociona con algo tan elemental y corriente como es la vida y el paso del tiempo, una de las constantes de su filmografía.

 

lore

5. HER (Her, Spike Jonze)
Debilidad absoluta por Joaquin Phoenix que lo borda en esta extraña película que podría ser quizás el mejor papel de Scarlett Johanson hasta el momento. Y lo digo en serio. Un actor no necesita más que su voz para transmitir lo que tiene que transmitir, y la chica no necesita de su fantástica presencia para demostrar que es una gran actriz. Una historia diferente, un acercamiento al complicado mundo de los sentimientos, las relaciones y los más básicos instintos humanos. Sensible, cercana, profunda y, aviso para navegantes, lentita, pero ese es el ritmo que le pide la historia. Estupenda.

4. BOYHOOD (Boyhood, Richard Linklater)
Lo más grande de esta película es su humildad, la arriesgada apuesta que hacen sus responsables, la manera en la que conmueve, cómo es capaz de narrar doce años que transcurren de verdad, en sólo tres horas que pasan volando. Entras al cine sin saber muy bien lo que vas a ver y sales descubriendo que has visto algo que no habías visto antes, y que seguramente no vas a volver a ver. Te deja un intenso sabor a melancolía porque te has involucrado totalmente en la película. Te das cuenta de que el cine puede ser vida, de hecho lo es. Disfrútala con tranquilidad, saboreando cada instante… saldrás del cine con mucho sobre lo que pensar.

giphy (4)

3. PERDIDA (Gone Girl, David Fincher)
Una es muy de Hitchcock, y ésta peli toca alguno de los temas que obsesionaron al maestro del suspense. Ben Affleck es el protagonista de una intrincada historia de suspense, con varios narradores y un estupendo juego de manipulación por parte del director, David Fincher, que usa alguno de los trucos de Hitch para tratar de engañarnos. La película, de casi dos horas y media de duración va dosificando la trama con maestría y resulta, sorprendentemente, poco previsible. Todo apunta en una dirección y resulta que no, o que si, o que no otra vez. Suspense del bueno y más de una sorpresa. Ben Affleck hace de hombre sin expresión, de estos a los que pinchas y no sangran… lo cual es capaz de hacer a la perfección, así que hasta él está bien.

2. EL GRAN HOTEL BUDAPEST (The Grand Budapest Hotel, Wes Anderson)
Una auténtica joya.Wes Anderson en estado puro con un elenco de lujo con estrellas como su excelente protagonista Ralph Fiennes, cameos tan estupendos como el de Willem Dafoe, Harvey Keitel, Edward Norton y personajes de más peso como Adrien Brody. Una comedia emocionante, divertida, con diálogos y escenas impactantes, rápida, ágil, que pasa volando y homenajea de paso al cine clásico, el de las grandes historias. Una obra perfectamente narrada y con ese estilo visual que caracteriza a Anderson, que más que un director es uno de esos autores… y lo que pasa con los autores es que o te maravillan o los detestas.

1. EL LOBO DE WALL STREET (The Wolf of Wall Street, Martin Scorsese)
Porque los grandes son así y su leyenda se forja a fuerza de ir produciendo obras maestras cada x años, y a Scorsese ya le tocaba. Divertida, emocionante, narrada como sólo él sabe hacerlo, con un Dicaprio excepcional y todos los elementos propios de su mejor cine, el maestro nos brinda una cinta cargada de detalles, con escenas y diálogos memorables y una magnífica dirección de actores. Dicaprio es lo mejor de la peli, enérgico, excesivo, perfecto, parece imposible que pueda seguir mejorando su calidad interpretativa pero se supera con cada papel, y Scorsese lo sabe, por algo es su nuevo De Niro. La mejor película de Scorsese en años es la mejor película de 2014, y con mucho. No le sobra un minuto, no le falta nada, entretiene, divierte, emociona y demuestra que nadie retrata las corruptelas como Scorsese. Larga vida al maestro.

 

JATO

5. DOS DÍAS, UNA NOCHE (Deux jours, une nuit , Jean Pierre y Luc Dardenne)
Porque solo los Dardenne pueden volver una y otra vez sobre los principales problemas de la sociedad occidental y hacer cada vez una muy buena película. En esta ocasión se apoyan en una maravillosa Marion Cotillard, que deja de lado el glamour de Hollywood y se enfunda el traje de una especie de Norma Rae adaptada al actual contexto de crisis europea.

4. MAGICAL GIRL (Magical Girl, Carlos Vermut)
Porque con poco presupuesto y mucho talento se pueden hacer piezas de buen cine. Carlos Vermut nos brinda la oportunidad de alejarnos de la típica narración del cine español, para darnos este caramelito a medio camino entre Jaime Rosales y Pedro Almodóvar, en un potentísimo thriller con unos espectaculares José Sacristán, Luis Bermejo y Bárbara Lennie.

3. LA ISLA MÍNIMA (La Isla MínimaAlberto Rodríguez)
Desde los tremendos planos satélite de las marismas, pasando por el corte frío y crudo de la narración, salpicando de tensión la España de los 80, la que nunca se planteó la culpa ni el perdón. Javier Gutierrez confirma porque se encuentra entre uno de los mejores intérpretes del cine español, y Alberto Rodríguez mantiene el altísimo nivel mostrado en 7 vírgenes y Grupo 7.

2. RELATOS SALVAJES (Relatos Salvajes, Damián Szifrón)
Divertida, descarada, fresca, realista, magnífica. Lo mejor del cine argentino al servicio de un guion que no pierde el interés en ningún momento, con momentos propios del mejor Azcona. Un lujo que nos hace plantearnos nuestras relaciones sociales.

1. EL LOBO DE WALL STREET (The Wolf of Wall Street, Martin Scorsese)
En un año en el que estrena uno de los mejores artistas vivos, y cuando además nos regala una nueva genialidad, nadie debería arrebatarle este primer puesto a la excesiva, psicodélica y divertidísima película de Martin Scorsese. DiCaprio sigue en estado de gracia, y con Jonah Hill sacudiéndose estereotipos, esta joya no es apta para todos los paladares, pero es un ejercicio descomunal de buen cine.

giphy (1)

david

5. EL LOBO DE WALL STREET (The Wolf of Wall Street, Martin Scorsese)
Scorsese en estado puro. Excesiva en todos los sentidos posibles, este retrato sobre la ambición sin límites deja momentos inolvidables en secuencias a la medida del talento rebosante de un Leonardo DiCaprio en el zenit absoluto de su carrera.

4. NEBRASKA (Nebraska, Alexander Payne)
Alexander Payne, como ya hiciera en Los descendientes o Entre copas, vuelve a crear otra maravillosa historia llena de humanidad con el trasfondo del alzheimer en la familia. Como de costumbre, exquisito uso de la música y una inolvidable interpretación de Bruce Dern.

3. ORÍGENES (I Origins, Mike Cahill)
La ganadora del Festival de Sitges es una película que te atrapa sin remedio desde su magnético cartel, en una trama que parte de una premisa científica para darse un maravilloso paseo por la religión, el amor y las obsesiones. Sus continuos giros siempre despertarán tu interés, con un extraordinario Michael Pitt. Turbadora.

giphy (5)

2. LAS VIDAS DE GRACE (Short Term 12, Destin Cretton)
La pequeña cinta independiente que se hizo grande a base de hacer de la credibilidad de las pequeñas historias de sus personajes, universos en los que perderse para descubrir lo mejor de la condición humana. Drama social directo al corazón sin artificios ni lágrimas fáciles. Conmovedora.

1HER (Her, Spike Jonze)
Diferente, original, triste pero preciosa, esta abrumadora reflexión sobre la soledad es tan poderosa como concepto, emotiva y cautivadora, que ni siquiera echas de menos ver ni un centímetro de una gran Scarlett Johansson, un sistema operativo de última generación que enamora, casi sin querer, a un taciturno Joaquin Phoenix bajo la banda sonora de Arcade Fire. Imprescindible.

gerard

5. EL BABADOOK (The Bababook, Jennifer Kent)
Su directora Jennifer Kent se fué del Festival de Sitges con dos menciones incontestables: el premio del jurado y el de mejor actríz para Essie Davis. El palmarés de la película se ha ido acrecentando en otros festivales que han servido para confirmar la capacidad ciclónica de la película para arrollar al espectador. Una criatura maligna de auténtica pesadilla, una metáfora del duelo que amenaza con destruir todo lo que han construido la protagonista y su hijo, y por encima de todo, una film que consiguió inquietar a Willian Friedkin, el director de El Exorcista que calificó la película como la más aterradora que había visto nunca.

4. NUNCA ES DEMASIADO TARDE (Still Life, Uberto Pasolini)
El primer encargo para esta santa casa se convirtió en, sin lugar a dudas, la experiencia cinematográfica del año. Un pequeño regalo, lleno de modestia, grandeza en los detalles y humanidad. El cine se nutre de unos elementos muy concretos, a menudo barridos por lo superfluo. Tal vez por ello, este film resulte tan placentero como sentirse vivo, porque al final la vida es esto: la narración de una vida, la nuestra, pero con otros nombres. Vidas como la de John May (Eddie Marsans) que marcan un antes y un después en la vida del espectador.

3. MONUMENTS MEN (Monuments Men, George Clooney)
Le han llovido palos y los ha aguantado estóicamente. Un film sin grandes pretensiones, maltratado por la crítica tal vez por lo aparentemente frívolo de su planteamiento -tal vez demasiado yanqui?-. Lo importante es que funciona a todos los niveles y que reivindica un tema candente de la gran guerra mundial como es el expolio artísitico de las naciones que cayeron bajo el yugo de la Alemania nazi. En un tiempo tan propenso a la banalización de la cultura como el que nos ha tocado vivir, este film arroja algo de dignidad al debate.

2. EL GRAN HOTEL BUDAPEST (The Grand Budapest Hotel, Wes Anderson)
Al final Wes Anderson ha conseguido el equilíbrio perfecto entre estética y contenido, o lo que viene a ser lo mismo, ha conseguido que la excelente factura visual a la que nos tiene acostumbrados no se derrumbe por un guión poco sólido. Aquí todo encaja como un guante de seda. Ralph Fiennes está soberbio y el acostumbrado elenco de habituales del cine de Anderson lo arropan magistralmente. Sin lugar a duda un punto y aparte en la carrera del director.

giphy (6)

1 BIG BAD WOLVES (Big Bad Wolves, Aharon Keshales y Navot Papushado)
La tensión, el dilema moral, la sed de venganza y el humor negro se dan cita en una película rotunda y violenta. Los diálogos y las situaciones se trenzan a la perfección creando una mezcla tan inusual como efectiva. A ratos recuerda a Reservoir Dogs, pero aquí los perros son lobos con piel de cordero. Una grata sorpresa que Quentin Tarantino consideró como el mejor film del año. Ahí queda eso.