LUNES: EMPEZANDO LA SEMANA FUERTE Y EN LOCAL

La tarde del lunes comenzó con la proyección de Selfie (2017), comedia de Víctor García León. Le sigue la sesión de Videocreación Albaceteña en la que se proyectaron 12 cortometrajes paridos en la propia ciudad y a la que acudió todo el Albacete que cupo hasta llenar la sala del antiguo cine Capitol. Destacaron Trasparencia de Manuel Aranda Martínez que habla del momento en el que Alicia decide salir del exilio autoimpuesto tras una operación de cambio de sexo; No sé, dímelo tú de Pablo Montero, grabado desde la fachada del edificio de Correos de la ciudad; y Eventually de José María Moreno Martínez en el que unos amigos se reúnen para celebrar el fin del mundo.

Se cierra la jornada con Demonios tus ojos (2017) dirigida por Pedro Aguilera, único film español a competición en el pasado Festival de Rotterdam, y que puso el broche de oro para las mentes inquietas. Este desafiante y perverso largometraje juega con la mirada del espectador, colándose a través de las pupilas como agitación informe que va in crescendo, resonando en su cabeza interpelándolo directamente. En esa lucha constante con el yo de cada uno, que la película va modulando de forma asombrosa, se cuestionan sentimientos, reflexiones, argumentos. Se dedica a jugar con lo que se ve, lo que no, cómo se ve, y lo que depende de quién lo ve, cobrando el título una nueva y brillante dimensión al acabar la película.

MARTES: DÍA DE MUJERES PROTAGONISTAS

La tarde del martes se llena, no sabemos si de forma intencionada, de mujeres protagonistas en pantalla con Brava (2017) de Roser Aguilar protagonizada por la tres veces ganadora de un Goya Laia Marull; Colossal (2016), cuarto largometraje de Nacho Vigalondo con Anne Hathaway en el papel de protagonista; Una mujer fantástica (2017) película de Sebastián Lelio galardonada con el Oso de Plata al Mejor Guión en la pasada edición de la Berlinale y con Daniela Vega como protagonista, Júlia ist (2017) en la que Elena Martín es directora, co-escritora y protagonista; y The Maus (2017) dirigida por Gerardo Herrero y con Alma Terzic en el papel protagonista. Merece la pena detenernos sobre estas dos últimas.

La primera, Júlia ist, nos narra la vivencia de Júlia, una estudiante de arquitectura que se va de Erasmus a Berlín. Parece estar cuidadosamente construida para acercarnos, no una historia de eventos, sino una de sensaciones y vivencias. A pesar de contarnos emociones diversas, algunas encontradas y otras contradictorias, la fórmula narrativa hace que todo fluya perfectamente entrelazado de forma ligera para así sentirnos cerca de Júlia y discurrir con ella. Este film, siguiendo un hilo de aparente sencillez, retrata la complejidad del descubrimiento de la propia persona facilitado por un entorno nuevo que se revela como un lienzo en blanco.

En el caso de The Maus los primeros minutos de película nos engañan y lo que parecía sonarnos familiar va progresando. Nuestra extrañeza, curiosidad y tensión hacen que nos sentemos al borde de la butaca mientras habitamos los poros de la piel de los personajes. Una historia narrada en base a subjetividades y que busca, según las palabras del propio director, generar reflexión y debate. Por el silencio que ha congelado la sala con el último fundido en negro y la gran participación de los espectadores en el coloquio posterior, podemos afirmar que en Abycine este film ha cumplido su objetivo.

No podemos despedirnos sin nombrar una parte crucial de este Festival: Abycinitos y Mi Primer Abycine. Y es que los más pequeños también forman parte de Abycine siendo los encargados de llenar las salas por las mañanas gracias a esta sección especialmente dedicada para ellos. Abycinitos consiste en una serie de sesiones escolares concertadas y sesiones familiares en las que, en función de la franja de edad del público (3-5 años, 5-8 años y 8-12 años), se proyectan propuestas que muestran historias originales y divertidas y propuestas que trabajan valores como la amistad y las relaciones familiares. Por su parte, Mi Primer Abycine está dirigido a niños y niñas de 14 a 16 años se acerca el cortometraje, con una gran diversidad de temas (amor, nuevas tecnologías, entorno social…). Abycinitos del hoy; ¿espectadores, guionistas, actores y directoras del mañana?.

Por Matilde Gil Villena
@matildegil1