Hace tres años por estas fechas llegaba a nuestras pantallas sin hacer mucho ruido La Lego pelicula (Lego Movie, 2014), un film de animación divertido e irreverente a partes iguales. Escrito a cuatro manos entre Philip Lord y Christopher Miller, conocidos por comedias cómo Infiltrados en clase (21 Jump street, 2012), y codirigida con Cris McKay director de la serie de culto Robot Chicken (2005), el film resultó ser un éxito de crítica y público debido a su imaginativa reinvención del género. Pero sobre todo, por un inesperado y desternillante secundario de lujo con el que nadie contaba, Batman. Debido a esto, no era de extrañar que McKay tardase poco en hacer un spin off centrado en el caballero oscuro, figura icónica de DC y personaje fetiche de los fans de Lego. Pues bien, efectivamente ahora llega a nuestras pantallas y se llama Batman: La lego película (The LEGO Batman Movie, 2017).

La cinta recoge el guante que había dejado su predecesora y mantiene tanto su impecable estilo visual cómo su humor socarrón, convirtiéndose en un blockbuster de animación de calidad que hará gozar tanto a adultos cómo a niños. Podría decirse que esta es la versión más divertida que hayamos visto hasta la fecha del personaje, una especie de Deadpool para todos los públicos dónde se parodia la mitología del hombre murciélago, con un sin fin de homenajes a la cultura pop, el cine y por supuesto a los cómics.

Al igual que en la anterior, la estrella de la función vuelve a ser Batman, aunque esta vez muy seguido de Dick Grayson, o lo que es lo mismo: Robin, el cual destaca sobre el resto de secundarios debido a su espontaneidad y sentido del humor. Mencionar también al villano de la película, que no es otro que el Joker, que basa su trama en la eterna relación amor-odio con el caballero oscuro, lo que nos lleva incluso a pensar en un homenaje encubierto por parte del director a ciertas comedias románticas.

En cuanto al guión es divertido, sencillo y muy fácil de seguir. Realmente no es una película pretenciosa, así que consigue darnos lo que busca, que no es otra cosa que puro entretenimiento. Una de las cosas más destacables del libreto es cómo trata el tema de la soledad del superhéroe y de su frustrada vida sentimental. Un aspecto que a día de hoy todavía nadie se había parado a contarnos de esa manera y menos aún cómo un drama disfrazado de comedia. Otro de los puntos a favor de la cinta, es la manera en la que se ríe de si misma y de toda la saga de películas del caballero oscuro, si incluido el polémico Batman v Superman: El amanecer de la justicia (Batman v. Superman: Dawn of Justice, 2016) y Escuadrón suicida (Suicide Squad, 2016), lo cual seguro hará las delicias del fandom.

En definitiva, parece que a Warner y DC se les da bien esto de sacar el máximo provecho a los personajes en su versión animada, por eso no es de extrañar que ya se haya anunciado una trilogía Lego sobre el hombre murciélago. Esperemos que sus continuaciones sigan manteniendo la misma frescura en el futuro.

Lo mejor: los villanos de la zona fantasma, sorprendentes.

Lo peor: el poco peso en la trama de la Liga de la justicia y los enemigos clásicos de Batman.

Por David Areces