Blade Runner 2049

A favor: La cinta de Denis Villeneuve toma el mundo imaginado por Philip K. Dick y Ridley Scott y lo amplía conceptual y visualmente, mucho más allá de las fronteras de aquel Los Ángeles neo-noir. El trabajo de efectos visuales se muestra sobradamente a la altura de la majestuosidad de las imágenes concebidas por el canadiense. Además, es la apuesta ‘de qualité’ de esta categoría.

En contra: Aunque la película cosechó críticas entusiastas en su estreno y pareció postularse incluso para algunas de las categorías principales de los Oscar, finalmente parece no haber entusiasmado a los académicos más allá de las cuestiones técnicas, lo que podría jugar en su contra.

Guardianes de la galaxia Vol. 2 (Guardians of The Galaxy Vol. 2)

A favor: igual que Los últimos Jedi, la cinta de James Gunn es una space opera desenfrenada e imaginativa, y la alianza de varias grandes compañías de SFX ha sido capaz de dotar de vida a esos mundos completamente nuevos. Además, aunque ya no es una absoluta novedad, el proceso de rejuvenecimiento digital de actores (en este caso, de Kurt Russell) sigue siendo impactante, y un ejemplo de lo que mejor saben hacer los efectos visuales: desafiar a la realidad.

En contra: Pocas pegas se le pueden poner al acabado de la película. Si acaso, que independientemente de su calidad, estos Guardianes son la franquicia con menos pedigrí y peso histórico de toda la categoría.

Kong: La isla Calavera (Kong: Skull Island)

A favor: La recreación del rey Kong a cargo de la mítica ILM ha sido capaz de superar a la de Weta Digital para la versión de Peter Jackson, y eso que aquella contaba con el impresionante Andy Serkis para prestar su gestualidad y movimientos. Así que no estamos hablando de una hazaña menor.

En contra: La apariencia de serie B de la película podría jugar, injustamente, en su contra. Además, compite contra la cinta de Matt Reeves, que sí tiene al ya casi mítico Serkis para interpretar al simio protagonista, así que existe el riesgo de que los académicos vean en aquella una especie de ‘sello de autenticidad’, por lo que Kong quedaría (de nuevo injustamente) como una mera imitadora.

La guerra del planeta de los simios (War forThe Planet of the Apes)

A favor: La nueva saga simia lleva desde el principio rodeada de rumores sobre una posible nominación interpretativa para Serkis, en lo que sería la primera vez para un personaje digital. Aunque hasta hoy esos rumores no se han concretado, es algo que ilustra la calidad y el detalle de los efectos de esta serie, capaces de dejar ver tras los píxeles la profunda humanidad de los actores.

En contra: De nuevo, pocas objeciones a la factura técnica del film, pero entre Kong y esta puede que los votantes se sientan saturados de tanta ‘monada’ en la categoría, y busquen algo diferente. Yo qué sé.

Star Wars: Los últimos Jedi (Star Wars: The Last Jedi)

A favor: Esta es la saga, y la empresa, que ha redefinido una y otra vez los efectos visuales en el cine. Y su regreso en los últimos tiempos a un perfecto equilibrio entre los efectos prácticos y los digitales ha hecho que la galaxia muy, muy lejana sea más real y tangible que nunca.

En contra: Tiene una competición apabullante (¿han visto ustedes el nivel?), y desde el estreno de La amenaza fantasma (Star Wars. Episode I: The Phantom Menace, 1999) la Academia ha sido proclive a ignorar a la franquicia, incluso en categorías que deberían haber estado cantadas.

Por Juanma Ruiz
@JuanmaRuizP