Es una realidad, y aunque siempre nos han acompañado, vivimos tiempos en que los perros, verdaderos representantes de la fidelidad incondicional (y a veces incomprensible) de la propia naturaleza por la raza humana, son más protagonistas en nuestras vidas que nunca.

Tanto es así que el Cine, fidedigno reflejo de nuestras realidades a veces, distorsionado otras tantas, no ha dejado escapar la posibilidad de relatar historias en la que los perros han sido las autenticas y rutilantes estrellas. Dramas, comedias, aventuras románticas, épicas… Estas son, de la última a la primera y para quien os escribe, las diez mejores películas protagonizadas por nuestros maravilllosos amigos cuadrúpedos.

10. LA DAMA Y EL VAGABUNDO (Lady and the Tramp, Clyde Geronimi, Hamilton Luske y Wilfred Jackson, 1955)

El clásico de Disney es un filme arrebatadoramente original que en 1955 conquistó a crítica y público gracias a su fenomenal banda sonora y a unos diálogos sorprendentes. Si bien la técnica del dibujo bajaba el nivel con respecto a otras producciones de la todopoderosa factoría de animación, su peculiar guión la convertía en una joya instantánea.

© Disney

© Disney

9. PERRO BLANCO (White Dog, Samuel Fuller, 1981)

Gracias a la intensidad de la narración, Samuel Fuller nos regaló un filme sobre la amistad y el racismo usando como metafórica pieza central a un espectacular pastor alemán de pelaje blanco. La historia, basada en la novela del escritor francés de origen lituano Romain Gary, está hecha para dejarte pegado al sillón. Muy emocionante.

8. BAJO CERO (Eight Below, Frank Marshall, 2006)

El tristemente desaparecido Paul Walker protagonizó esta cinta de aventuras dirigida por Frank Marshall. El director norteamericano, que ya tenía experiencia en rodajes con temperaturas por debajo de cero (Viven, 1993), nos trasladó a la Antártida, donde unos perros guía deben sobrevivir tras el abandono de los miembros de una expedición científica. Un producto Disney (remake del filme japonés Antarctica) de buena factura y muy disfrutable.

7. CUJO (Cujo, Lewis Teague, 1983)

Stephen King debía tener un hueco en esta lista, y aunque la fama de las adaptaciones de sus novelas al cine no es todo lo buena que debiera, con Cujo se logró subir sensiblemente el nivel. Lewis Teague dirigió a Dee Wallace en esta historia sobre un murciélago inoportuno que muerde al San Bernardo más apreciado del barrio. A partir de ese momento, el querido animal empezará a ser, digamos, menos afable.

cujo_poster_02

6. COLMILLO BLANCO (Jack London’s White Fang, Randal Kleiser, 1991)

El que escribe estas líneas acepta que su trascendencia es, en realidad, menor que su aparatosidad, pero es que Disney volvió a hacer de las suyas y disfrazó este filme para el consumo familiar en épica sobre la naturaleza de la amistad entre humanos y perros (aquí con un poco de lobo). Y, bueno, qué decir, me la colaron y bien que la disfruté. Además, la protagoniza un jovencísimo Ethan Hawke a las órdenes de Randal Kleiser, que dirigió Grease. Ahí queda eso.

5. PERRO LADRADOR, POCO MORDEDOR (Barking Dogs Never Bite, Bong Joon-ho, 2000)

¿En qué lista cinematográfica no aparece el cine asiático? En ninguna. Pues eso. Corea del Sur es la nacionalidad de esta rara avis del año 2000, una comedia negra y por momentos cruel y despiadada del interesantísimo director Bong Joon-ho, responsable de películas como Crónica de un asesino en serie o Mother, que aquí nos descoloca con su humor fuera de todo convencionalismo occidental.

© Cinema Service / Uno Film / CJ Entertainment

© Cinema Service / Uno Film / CJ Entertainment

4. WHITE GOD (Feher isten, Kornél Mundruczó, 2014)

Filme húngaro cuya historia de fría venganza es toda una alegoría sobre las diferencias sociales y, en cierta manera, el apartheid en toda la extensión de su penoso y terrible significado. Un perro, una ciudad y un escarmiento perruno que otorgaron a White God uno de los premios más importantes del pasado Festival de Cine de Cannes: A certain regard.

3. FRANKENWEENIE (Frankenweenie, Tim Burton, 2012)

Tim Burton desarrolló como largometraje animado un corto que rodó en imagen real allá por el año 1984. Aquella historia sobre un niño que decide revivir a su perro Sparky, resultaba ser un homenaje al clásico de Mary Shelley que ya en 2012 se convertía en la enésima genialidad de un director único. Otra maravilla en stop-motion que merece muchísimo ver y disfrutar.

2. SIEMPRE A TU LADO (HACHIKO) (Hachiko: a dog´s story, Lasse Hallström, 2009)

Absolutamente cautivadora, la película de Lasse Hallström sobre la historia real de un perro que acudía todos los días a la estación de tren esperando a un dueño que nunca llega, conmueve y emociona a pesar de que Richard Gere no esté realmente a la altura. Tampoco era estrictamente necesario, porque la música del oscarizado Jan A.P. Kaczmarek, la ausencia de sentimentalismo barato que hubiese tirado todo por tierra y algunas otras virtudes, la convierten en un clásico contemporáneo entre el género de animales.

1. VIDA DE PERRO (A dog´s life, Charles Chaplin, 1918)

Seguramente algunos vean en su fecha de producción y su formato un impedimento para ponerse a verla. Pero no, hay que hacer el esfuerzo, porque es cine mudo, pero cine mudo magistral, del que hay que estudiar en las escuelas de Cine… y en nuestra propia casa. Otra lección de genio del inmortal Charles Chaplin, aquel actor, humorista, compositor, productor, director y escritor británico, que en Vida de perro nos enseñó a ser un vagabundo, adoptar una perra abandonada, encontrar comida y a hacer CINE con mayúsculas.

Por Javier G. Godoy
@blogredrum