Denzel Washington por Roman J. Israel, Esq 

A favor: Esta es la única nominación que ha obtenido el film, lo cual dice mucho de la gran interpretación que realiza Washington en la piel de este abogado defensor. Las excelentes críticas le avalan en el papel y tanto el público como los académicos verían con buenos ojos premiar al reputado y querido actor estadounidense. 

En contra: El problema fundamental es el la escasa repercusión de la película y su irregularidad, lo cual empaña, en cierta medida, su trabajo actoral. A parte de esto, el intérprete cuenta ya con dos estatuillas, razón que podría ser un handicap a la hora de volver a premiarle por un film tan poco reseñable.

Timothée Chalamet por Call me by your name

A favor: Sin lugar a dudas el gran descubrimiento de la temporada y posiblemente uno de los actores de moda en los próximos años. El actor consigue con esta interpretación una forma sutil y natural de tocar la fibra sensible del espectador. Tan sólo su manera de transmitir ternura e inocencia con la mirada hacen de Timothée Chalamet un digno merecedor del galardón de este año.

En contra: Si hay algún punto en contra que podamos achacar al actor, es su juventud. Puede que los académicos se lo piensen dos veces a la hora de entregar la preciada estatuilla a un actor recién llegado y aún con toda una prometedora carrera por delante.

Daniel Kaluuya por Déjame salir 

A favor: Llegar sigilosamente y como revelación a la carrera de los Oscar es un punto más que a favor para poder alzarse con el premio. La sorpresa de premiar a un interprete alabado por el público y al que prácticamente nadie esperaba en las quinielas, daría un golpe de efecto en la ceremonia tremendamente aplaudido por los espectadores. 

En contra: La mayor desventaja respecto al resto de competidores es que el cine de género no suele ser reconocido en esta categoría. A parte de esto, la frialdad expresiva del actor y la manera sobria que tiene de enfocar al personaje, tal vez no sea del agrado de todos los votantes.

Daniel Day Lewis por El hilo invisible

A favor: Simplemente que es Daniel Day Lewis, uno de los mejores actores de su generación que, como no podía ser de otra manera, vuelve a darnos una lección actoral. La interpretación que hace de este modisto londinense, con la que parece que ha decidido poner punto final a su carrera, es uno de sus trabajos más elaborados. Por ello este podría ser un motivo de peso para llevarse la preciada estatuilla a casa.

En contra: Actualmente cuenta con tres Oscar en su haber y, de dárselo de nuevo, sería el actor más premiado (por la Academia) de la historia del cine. Tal vez, este dato eche para atrás a más de un académico a la hora de decantarse por él en las votaciones. 

Gary Oldman por El instante más oscuro 

A favor: Sin lugar a dudas, el favorito para llevarse el premio de esta edición. La representación que nos ofrece el actor británico, mimetizándose con la piel de Wiston Churchill es asombrosa. Bajo una excelente caracterización, Oldman consigue acercarse al personaje cuidando al detalle los movimientos, expresión corporal y dicción del famoso primer ministro inglés. Este Oscar también sería un reconocimiento a la magnifica y excelsa carrera cinematográfica que nos ha ofrecido hasta ahora. 

En contra: Sinceramente, hay pocos motivos por los que Gary Oldman no pueda llevarse a casa la estatuilla. Tal vez, uno de ellos sea el enfoque que se le ha dado al personaje en la película, ya que no aporta nada nuevo sobre la figura, ni sobre los hechos que rodearon el ascenso político de Churchill.

Por David Areces