Era difícil pensar que de unos hechos como los que se relatan y un reparto como el de “Monuments Men“, no saliese nada bueno. Es más, es la típica película que te hace pensar en premios casi por defecto. Pues bien, nada más lejos de la realidad. El último largometraje del talentoso George Clooney (Los Idus de Marzo, Buenas noches y Buena suerte) es un trabajo prefabricado, gris y plano, que llega a aburrir. Un producto hecho para el lucimiento de protagonistas y secundarios que provoca todo lo contrario: un casting que, por inmejorable, paradójicamente se convierte en poco creíble.

Monuments Men” cuenta la historia real de un grupo de hombres expertos en Arte al que, cerca de acabar la Segunda Guerra Mundial, se les encomienda la misión de recuperar las obras expoliadas por los nazis. Una labor arriesgada en la que cada uno de ellos se jugará la vida.

© FOX

¿No suena apasionante? Seguro que sí. No puedo evitar pensar lo que otros directores hubiesen podido hacer con esta premisa. Y es que, George Clooney, un tipo inteligente cuyo legado al Séptimo Arte, aunque corto, tiene datos muy interesantes, no encuentra el rumbo en ningún tramo del filme. La trivialidad con que trata el argumento y su desarrollo es exasperante. Chistes fáciles, profundidad nula de los personajes, cierto tufillo a parodia en algunas secuencias… el compendio de desaciertos es tal que el resultado convierte a “Monuments Men” en una película absolutamente olvidable que se perderá entre el batiburrillo de mediocridades que llegan a nuestra cartelera a lo largo del año.

Uno se sienta en la butaca esperando apasionarse con las propuestas de los grandes estudios norteamericanos que utilizan el marketing como nadie. Publicidad (hay que ver el tráiler y luego la película, cambio radical), grandes nombres, un director con tirón… Después de dos horas, te levantas con una sensación de pérdida de tiempo que irrita y hace que te preguntes qué pensarías de “Monuments Men” si fueses uno de ellos, uno de aquellos personajes reales que protagonizaron la heróica aventura. Mosquéo, mucho.

© FOX

Quizá algunos de vosotros veáis la película y no estéis para nada de acuerdo con esta crítica. Pero desde aquí, os pido que no tengáis reparos en exigir a la industria del cine cierta moral. Nos venden productos que luego no son lo que anuncian. “Monuments Men” debería considerarse una tragicomedia con la trascendencia justa y promocionarse como tal, entonces ninguno podríamos quejarnos del enfoque. En este caso, existe un porcentaje de “fraude” que ilegitima la propuesta de Clooney gracias a un guión cogido con alfileres que pretende ser una cosa que no es, echando a perder todo lo que podría haber dado de sí.

Señor Clooney, no pierda la personalidad que ha mostrado en otras de sus cintas. No quiera agradar a todos los públicos, eso no funciona. Esperamos más de usted, no nos decepcione.

Lo Mejor: su diseño de producción, cuidado al detalle.
Lo Peor: su irritante autocondescendencia la hace pequeña.

Por Javier Gómez