Si no fuera por El hijo de Saúl (Son of Saul, László Nemes), ese torbellino proveniente del holocausto judío, Mustang se hubiera llevado el Oscar a la mejor película de habla no inglesa. La ópera prima de Deniz Gamze Ergüven pone el foco en cinco hermanas turcas. Así que, ¿por qué hay que ver Mustang?

Denominación de origen

La imperante industria hollywoodiense dificulta descubrir películas del viejo continente. Para eso está la mano mágica de los festivales internacionales, en lidia y manteniendo las bases para que conozcamos filmes tan loables como el presente.

Inocencia y libertad versus machismo opresor

El argumento es muy duro, y lo que es peor, real. La opresión y las privaciones son el día a día de las hermanas dentro de una casa – prisión gobernada por su  abuela y su tío. Es la clara representación de las férreas tradiciones aún existentes en Turquía. Ante tal encierro, las pequeñas agudizan el ingenio para vivir esta etapa de la vida como corresponde: con diversión y descubrimientos. Como dijo el otro, la libertad comienza por una prohibición. 

Las vírgenes turcas

La luz blanca que revela esa belleza inmaculada de las actrices, la imprecisión, la rebeldía, el encarcelamiento en su propia casa, etc. En Las vírgenes suicidas, Sofía Coppola dejaba incertidumbre en su relato para el espectador; Deniz en cambio acompaña a las niñas en sus dificultades y preparación para ser buenas esposas.

© CG Cinéma

© CG Cinéma

Reivindicar los contrastes

Gamze Ergüven hace su película basándose en historias que conoció en su Turquía natal, la cuál padece estos días en medio de los contrastes de la nación: La multicultural capital, la meta deseada por las jóvenes es el mayor antagonismo a unas costumbres arcaicas.

“Es cosa de chicas”

Pese a toda la mafia que esconde, el barullo, el machismo exacerbado que conlleva implícito y el espectáculo masivo disfrazado de deporte, el fútbol también tiene su parte buena: para estas niñas se traduce en dos horas de total libertad, risas y entusiasmo. Sí, el futbol es cosa de chicas.

Por María Aller
@Llesterday_Mary