“Can’t Stop The Feeling” de Trolls

A favor: El carisma de Justin Timberlake y las incuestionables buenas vibraciones que transmite la canción de Trolls (Trolls, 2016) justificarían que este éxito popular se alzase con el título de mejor canción del año.

En contra: A pesar de que Can’t Stop The Feeling se haya coronado como el single más vendido del año 2016, lo accesible, comercial y poco innovador que resulta debería haber sido razón suficiente como para no incluirlo en la categoría, dejando así hueco para los temas principales de otras cintas de animación como ¡Canta! (Sing, 2016) o Zootrópolis (Zootopia, 2016), o para piezas más osadas y enérgicas como las de Sing Street (Sing Street, 2016).

“How Far I’ll Go” de Vaiana

A favor: Los estudios Disney son un muy viejo conocido de esta categoría, a la que aspiraron por primera vez en 1940 con When You Wish Upon A Star, del clásico Pinocho (Pinocchio, 1940). Por lo tanto, no sería un disparate que la Academia premiase a la casa de Mickey Mouse, aunque sólo fuese por su trayectoria a lo largo de los años.

En contra: Tanto la sombra de la oscarizada Let It Go (Frozen, 2013) como la poco resultona banda sonora que Mark Mancina ha compuesto para la película alejan al tema principal de Vaiana (Moana, 2016) de conseguir la codiciada estatuilla.

“The Empty Chair” de Jim: The James Foley Story

A favor: A pesar de que Sting optó por tercera vez consecutiva a este premio por su trabajo en Cold Mountain (Cold Mountain, 2003),  aquel año volvió a quedarse sin la estatuilla que sí se llevó Into The West de El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey (The Lord of The Rings: The Return of the King, 2003).  Con The Empty Chair, Sting por fin podría poner fin a su mala suerte y conseguir el reconocimiento que la Academia le debe por su incuestionable contribución a la industria.

En contra: De todos los temas interpretados por Sting que han recibido una nominación, The Empty Chair podría ser, no sólo uno de los menos arriesgados de todos, sino el que se va a enfrentar al rival más implacable: la música de Justin Hurwitz.

“Audition (The Fools Who Dream)” de La La Land

A favor: Muchos dirían que Emma Stone no tiene la suficiente voz como para protagonizar un musical. Audition, una de las canciones que mayor peso tiene en su nuevo trabajo, no sólo demuestra lo contrario, sino que además aumenta las posibilidades de que La La Land (La La Land, 2016) se lleve un premio más a casa.

En contra: Que el dueto de Emma Stone y Ryan Gosling sea otra de las candidatas hace un flaco favor a esta fantástica pieza. Eso sí, el triunfo será el mismo siempre y cuando la canción premiada pertenezca a la cinta de Damien Chazelle.

“City of Stars” de La La Land

A favor: Tiene el Globo de Oro ya bajo el brazo, está interpretada por dos nominados en las categorías de Mejor Actor y Mejor Actriz y, por si no fuese ya mucho, es uno de los temas musicales más emotivos de lo nuevo de Damien Chazelle.

En contra: Aunque no es sencillo encontrar argumentos para desestimar los temas musicales de La La Land (La La Land, 2016), no deja de ser una lástima que canciones como Someone In The Crowd o Another Day Of Sun, que cuentan con la melodía más pegadiza de la película, se hayan quedado sin nominación. Además, no se debe infravalorar el solo de Emma Stone, que también se encuentra entre las favoritas.

Por Nicolás G. Senac