Llego a casa. Acabo de ver La Piel que Habito,de Pedro Almodóvar,pese a quien le pese,nuestro director más internacional,más laureado y más respetado fuera de nuestras fronteras.Un grande,totalmente de acuerdo.



Ahora bien…cuidadín,cuidadin,Pedrito…que se te pira la pinza, Los Abrazos Rotos y ahora esto,¡bufff! empiezas a sembrar dudas entre tus fieles (o no) por mucho que te queramos aquí,en Francia o en China (sí,allí también ven sus películas)

La Piel que Habito no es fácil de digerir,tiene muchos detalles almodovarianos,muchísimos y cumple expectativas en lo relacionado a su banda sonora,compuesta por el fantástico Alberto Iglesias,que se encuentra en estado de gracia (si queréis oír algo de él,escuchad El Jardinero Fiel) la fotografía,de José Luís Alcaine,buenísima (primeros planos excepcionales) y lo que muchos han criticado negatívamente,el casting.Siempre he pensado que Almodóvar y sus películas sacan lo mejor de los actores que participan en ellas y creo que esta no es una excepción.Ninguno es primerizo,ni mucho menos y los tres protagonistas están muy acertados…en especial Banderas,un artista peculiar,sin duda:escritor,compositor,productor y actor,infravalorado,para mi gusto.Plasma con tensión gestual sus estados de ánimo,intensifica su papel en la historia y dota a “Rober” de la pasión que le exige el personaje.Elena Anaya,sóbria,eficaz y Marisa Paredes hace alarde de su sutil temperamento,siempre correcta.

Aquí,creo,falla la historia.Una historia fuerte,intensa,como todas las que escribe Almodóvar (esta vez con la colaboración de su hermano Agustín) pero es fría,no cala,la ves desde la distancia,en ningún momento empatizas…se acaba y te vas del cine como entraste.
Cuando uno ve Mujeres al Borde de un Ataque de Nervios,Todo sobre mi Madre o Hable con Ella,guarda sus imágenes en la retina durante tiempo…incluso puede querer volver a verlas.Con La Piel que Habito no tengo esa sensación y a pesar de algún que otro momento importante (la película avanza y gana en interés,aunque luego vuelve a perderlo) existe un porcentaje muy alto de metraje en el que te preguntas qué estás viendo.

Dicen que no hay dos sin tres pero yo espero que en este caso,no sea cierto.Pedro puede darnos más.

Por Javier Gómez